Crema de manos de karité y lavanda

Esta crema de manos es tan sencilla de hacer como eficaz para el cuidado de nuestras manos. Es una crema que llevo haciendo varios años y aunque es muy sencilla nunca me he planteado cambiarle ningún ingrediente ya que funciona de maravilla. 

Es una receta ideal si os estáis iniciando en la fabricación de vuestra propia cosmética, por su sencillez. 

Contiene manteca de karité, que nutre y protege las manos del frío y la humedad, además de ser un excelente protector solar.

Aceite de almendras que suaviza y aceite de caléndula, con sus magnificas propiedades curativas.

Aunque podemos añadirle cualquier otro aroma que nos guste, yo siempre le añado aceite esencial de lavanda por sus propiedades curativas, ya que nos ayudará a cerrar esas pequeñas heridítas que se nos hacen en las manos, evitará que se nos infecten y además nos dejara un maravilloso olor a lavanda recién florecida.


NOTA: hay muchas personas que me comentan que le ponga un aroma diferente, que la lavanda no le gusta, es comprensible, el aroma a lavanda se a usado para todo tipo de ambientadores, matamoscas, fregasuelos... y estamos hartos de el, pero, creerme si os digo que el aceite esencial no tiene absolutamente nada que ver con estos aromas artificiales que hay en el mercado. El aceite esencial de lavanda huele a lavanda, a flor recién florecida, a campo, a naturaleza, si no lo habéis probado, os aconsejo que lo hagáis, no os arrepentiréis, os lo aseguro.










Comentarios